LÍNEA POLÍTICA

UNA VEZ MÁS, AMLO AL HOSPITAL

Alberto Peregrino

Concluimos la semana pasada, con una noticia respecto al Presidente de México, que si bien es cierto, no pasó a mayores, lo cierto es que sí hay un problema de salud, pues por tercera ocasión, Andrés Manuel López Obrador ha visto su vida al borde del abismo debido a las enfermedades crónico degenerativas que padece desde hace muchos años y de las que por cierto, nunca ha querido llevar un control médico adecuado.

Y como consecuencia de esas ‘dejaciones’, el viernes pasado, cuando se encontraba en su oficina, el mandatario sufrió un preinfarto que lo desestabilizó físicamente, por lo que fue necesario que integrantes de su equipo de trabajo, lo trasladaran rápidamente hacia el Hospital Central Militar, hecho del cual dieron cuentas más tarde sus propios colaboradores, esto es, el vocero oficial de la presidencia, Jesús Ramírez y el Secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández.

Con información del Diario Digital Punto por Punto y de acuerdo con versiones proporcionadas por médicos de dicho nosocomio, el hecho ocurrió alrededor de las 13:00 horas de ese viernes, cuando López Obrador se encontraba realizando trabajos de oficina en su despacho de Palacio Nacional y de pronto comenzó a sentirse mareado, pues se le subió la presión, le siguió una opresión, dolor, o sensación de compresión o dolor en el pecho o en los brazos, que se le propagó hacia el cuello, la mandíbula y la espalda. Después comenzó a sentir náuseas, indigestión, dolor abdominal y falta de aire.

Los galenos consultados explican que el preinfarto es un desajuste en el correcto funcionamiento del músculo cardíaco, llamado miocardio. Una falla en este músculo provoca un fuerte dolor en el pecho; este se produce porque el corazón no está recibiendo el flujo normal de sangre y, por ende, el oxígeno que la misma transporta.

Una vez que el también conocido como ‘Mesías Tropical’, quedó en manos de especialistas, de inmediato lo estabilizaron para evitar que el problema avanzara y hasta la 19:00 horas de ese día, estuvo internado y bajo estricta supervisión médica.

“Es posible que se sienta triste. Puede sentirse ansioso y como si tuviera que tener mucho cuidado acerca de lo que hace. Todos estos sentimientos son normales. En la mayoría de las personas, desaparecen después de 2 o 3 semanas. También puede sentirse cansado cuando salga del hospital para irse a casa”, comentan los expertos.

Los médicos especialistas consideran que AMLO debe descansar durante las primeras 4 a 6 semanas, no debe cargar objetos pesados. Debe tomar de 30 a 60 minutos para descansar en la tarde durante las primeras 4 a 6 semanas. Debe tratar de acostarse temprano y dormir mucho, para que el corazón normalice su ritmo.

Ante todo este embrollo que –aunque a muchos no les guste pero es una realidad- representa una emergencia nacional, de inmediato, el vocero de la presidencia, Jesús Ramírez Cuevas, publicó en su cuenta de Twitter un escueto mensaje; “Esta mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador ingresó al Hospital Central Militar de la @SEDENAmx para llevar a cabo una revisión médica de rutina programada”.

Casi al mismo tiempo, el Secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández hizo lo propio quien a través de un breve comunicado, igual señaló que el Presidente había sido ingresado alrededor de las 13:30 horas al hospital en mención, donde se realizaría estudios preventivos de cada seis meses, pero que de acuerdo al equipo médico que lo atendía era necesario realizar un cateterismo cardiaco, y aunque menciona que todo resultó normal, lo cierto es que el Presidente al parecer ya es un catálogo de enfermedades.

Línea de entrada

De acuerdo a la información de la agencia EFE, los expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) hicieron un llamado a todos los países con baja cobertura de vacunación contra el Covid-19 a que busquen primero inocular a los grupos con mayor riesgo, por que recomiendan extender el uso de una dosis reducida de la vacuna a la farmacéutica Pfizer/BioNTech en niños de ent3 5 a 11 años de edad.

Línea de salida

Y en Tabasco nuevamente por demás alarmante, pues también cerramos la semana con 2 mil 301 casos positivos de Covid-19, por lo que, la cifra total de contagios acumulados en la entidad aumentó a 164 mil 975, mientras que el número de defunciones subió a cinco mil 950. Por hoy es todo, nos leemos en la próxima, Dios mediante.