Lozoya es un delincuente confeso con trato VIP que ayuda a AMLO: Gil Zuarth

De acuerdo con el abogado Roberto Gil Zuarth, Emilio Lozoya Austin es un delincuente confeso que está ayudando al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) a construir el caso político del siglo contra sus adversarios.

“Una persona que está literalmente confesa de haber cometido delitos de corrupción, ahora es el gran protagonista de la historia que quiere construir el presidente de la República”, declaró.

En entrevista con Ciro Gómez Leyva para “Por la mañana” de Radio Fórmula, Gil Zuarth señaló que le sorprende que Lozoya Austin, primero “pasó de testigo colaborador a una condición de negociación de un criterio de oportunidad” y luego “a un denunciante de hechos ante la Fiscalía General de la República”.

“Lo que significa que, ya no es propiamente un colaborador eficaz que aporta información y pruebas eficientes para perseguir un delito mayor, sino simplemente se para en la barandilla del ministerio Público y relata algunos hechos”, dijo.
En este sentido, el abogado se preguntó “por qué cuando tuvieron la oportunidad de que Emilio Lozoya aportara esta información (sobre Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray) frente a juez de control, no dijo lo que tenía que decir”. La respuesta es muy sencilla, agregó, “porque el señor Lozoya tiene cargas procesales de hablar frente a un juez, no solamente se compromete en términos de la veracidad de su dicho, sino que también puede provocar que la justicia lo reclame”.

También, apuntó, “estamos viendo una serie de derroteros muy extraños, en cuento a como se le está tratando al señor Lozoya”, ya que se le está dando un trato VIP.

“Lozoya es una persona que es un delincuente confeso, que se le da trato VIP, que no recibe el trato que recibió la señora Rosario Robles; que pasa en su casa, en la comodidad de su hogar, de alguna manera defendiéndose sin ningún tipo de limitación a su libertad”.

Gertz Manero no cayó en trampa de Lozoya
Por otra parte Roberto Gil Zuarth subrayó que Alejadnro Gertz Manero, fiscal general de la República, hizo bien en no aceptar el criterio de oportunidad, al que pretendía acogerse Lozoya Austin, lo cual, según el abogado, era una trampa.

“Creo que el fiscal hizo bien en no caer la trampa que le ponía Emilio Lozoya, porque de haber aceptado el criterio de oportunidad hubiese sembrado una serie de consecuencias procesales, pero el fiscal hubiese tenido que dejarlo en libertad”, declaró.

De haber aceptado el criterio de oportunidad, se debía extinguir la acción penal contra el exdirector de Pemex y convertirlo en un ciudadano sin ningún tipo de responsabilidad frente a la ley.
“En este momento, el señor Lozoya ya no está en esa condición, porque al no haberle aceptado el criterio de oportunidad, sus procesos deben seguir, en algún momento deberá responder a la justicia por las órdenes de aprehensión que siguen vigentes”, explicó.
Los más importante, agregó, “es que ahora el señor Lozoya tiene que presentarse ante el Ministerio Público y posteriormente ante el juez en calidad de un denunciante más de cierto hechos”.
AGENCIAS/EL EDÉN MX