LÍNEA POLÍTICA 26/10/21

EL DESCARADO ASALTO A MORENA
 
Alberto Peregrino
 
Pareciera que la coyuntura política es la perfecta, los tiempos se prestan y se están dando para que diversos personajes estén en desbandada saliendo del partido que los cobijó por muchos años, del partido que los arropó y que los formó para ser en su momento sus mejores cuadros políticos para abanderarlos en una candidatura o simplemente para llevar los destinos de una cartera partidista.
 
Desde luego que me refiero al PRI y a muchos que hoy cuando ven que las cosas no están saliendo bien o que el barco tricolor en vez de naufragar como en los buenos tempo de Madrazo o Manuel Andrade, simplemente deciden saltar del barco sin el mejor escrúpulo o congruencia posible, sino por el simple hecho de seguir vivo en las ubres presupuestales de los ayuntamientos, Congreso o dentro del mismo esquema del gobierno del estado.
 
Es obvio que por la falta de oficio político de quien hoy ostenta la presidencia de ese partido, Dagoberto Lara Sedes, se han ido muchos destacados militantes, quienes han dejado de manifiesto que o les cerraron los espacios o simplemente no hay química con los nuevos dirigentes, pero de plano personas como Juan Molina Becerra, quien apenas ayer formulara su renuncia a través del órgano difusor de la 4T pecan de cínicos cuando a través del PRI se hizo político y es todo lo que es.
 
Y que como una nueva estrategia, el hoy iluminado, ex priísta y en los próximo días militante de Morena, Juan Molina, al viejo estilo del PRI prepara su asunción por medio de su afiliación partidista, para encaminarse de forma directa a arrebatar espacios que si bien es cierto, le corresponden a personas que han dado la batalla en favor de Morena, el macuspanense está acostumbrado a tomar esos espacios por la mala y no como él mimos lo dice, que se los ha ganado a pulso porque es un hombre de resultados.
 
Estoy seguro que ya los amarres los tiene hecho, de lo contrario, no él es un tipo que no da paso sin guaraches, porque sabe que el hacerlo, estaría quedando muerto de toda posibilidad de seguir mamando de la ubre presupuestal.
 
Juan Molina Becerra, quién ha sido un eterno aspirante a alcalde de Macuspana, y que, por su forma de hacer política, jamás el electorado de su municipio, le ha permitido llegar a ser presidente municipal. Es evidente que eso en la historia de ese sufrido municipio, lo ha convertido en un eterno perdedor y así vivirá políticamente para siempre.
 
Amparado por la amistad que dice tener con el hoy presidente de la Junta de Coordinación Política (JUCOPO), Jaime Humberto Lastra Bastar, a pregunta de su entrevistado Molina solo se concretó a decir que, junto con su ex jefe político, el ‘piromaniaco’, Humberto Mayans Canabal, son unos extraordinarios políticos de quienes ha aprendido mucho.
 
Lo mejor de todo es que la historia de Tabasco no miente, sino por el contrario, los registros están y seguirán por siempre, y Juan Molina Becerra no ha sido el más leal o el mejor de los políticos que ha parido Macuspana, por algo no pudo ser alcalde por carecer de autoridad moral y política. Y ante todo eso, el cinismo se hace presente acompañado con el descarado asalto a Morena.
 
Línea de entrada
Sin reacción de parte del Partido Acción Nacional, circuló la versión de que el Presidente, Andrés Manuel López Obrador hay mencionada que le llenaba de orgullo que, en la elección pasada del 6 de junio, el PAN en Tabasco no alcanzara ni siquiera conservar su registro, todavez que obtuvo apenas el 1.5 por ciento de la votación.
 
Línea de salida
Alarmante que Tabasco haya acumulado 21 defunciones de menores de 17 años de edad a causa de complicaciones por Covid-19 de acuerdo a datos del Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes. Y es que, a pesar de los 606 casos positivos en nuestro estado, las autoridades aseguran que en diciembre todo mundo podrá abrazarse y besarse porque presuntamente estaremos en semáforo verde. Por hoy es todo, nos leemos en la próxima Dios mediante.