Arrancan vacaciones sin playas por emergencia sanitaria

Hoy inician las vacaciones de Semana Santa, pero las playas de ambos litorales del país se encuentran en un virtual toque de queda, porque nadie podrá disfrutar de sus aguas ante la emergencia sanitaria por el COVID-19.

Los respectivos gobiernos de Baja California, Baja California Sur, Sonora, Sinaloa, Nayarit, Jalisco, Colima, Guerrero, Oaxaca y Chiapas, en el Pacífico, implementaron medidas para evitar que los paseantes las invadan.

Además, en Tamaulipas, Veracruz, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo, en el Golfo, municipios y gobiernos estatales han puesto en marcha medidas que van desde el exhorto a no acudir a los centros de recreación hasta utilizar la fuerza pública en caso de que se viole la cuarentena.


Estas acciones impedirán que los vacacionistas –en este periodo más de 36 millones de alumnos registrados por la Secretaría de Educación Pública y, por ejemplo, más de 360 mil registrados por la UNAM tendrían su periodo vacacional– puedan disfrutar de la Semana Santa en las playas mexicanas.


En Guerrero, el gobernador Héctor Astudillo ordenó el cierre de todas las playas del estado ante la emergencia sanitaria; la medida entró en vigor a partir del 2 de abril.


En Yucatán, en el principal puerto del estado, Progreso, se decretó la ley seca y se cerraron los accesos a las playas para evitar que los visitantes se aglomeren.
El alcalde Julián Zacarías indicó que “se determinó aplicar ley seca en todo el territorio del municipio de Progreso como medida preventiva, y acorde a la declaratoria de emergencia sanitaria”.


Asimismo, se implementó un patrullaje con drones para evitar que bañistas permanezcan en las playas.


En Baja California Sur, con el apoyo de la fuerza pública, las autoridades estatales y municipales, están retirando a toda aquella persona que se encuentre bañando o acampando en algunas de las playas de La Paz y Los Cabos.

AGENCIAS/EL EDÉN MX