Violencia y asesinatos: acechan a tabasqueñas

Dolores Hernández

Tres son los delitos que más se comenten en contra de las tabasqueñas, donde dos de ellos están conectados; pues la violencia familiar puede terminar en el feminicidio, a lo que se suma el homicidio doloso.

Previo al Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer que se conmemora anualmente el 25 de noviembre; estos tres delitos suman 5,450 carpetas de investigación iniciadas en este año, 785 menos que el año pasado, cuando se registraron 6,235.

De acuerdo a los datos emitidos por la Fiscalía General del Estado (FGE) de Tabasco, del periodo comprendido de enero a octubre, representan un 12.6% menos que el año pasado.

Esos mismos datos, refieren que los meses de confinamiento por el COVID-19 los delitos disminuyeron, pero al culminar éste en el mes de mayo; retornaron con cifras duplicadas.   

Son los feminicidios, que es un acto de violencia extrema contra las mujeres por el hecho de ser mujeres; los que han disminuido en un 50% este año. Pues en 2020 se llevan contabilizados 13 feminicidios, mientras que en 2019, fueron 24 casos; en el periodo que se informa.

En este año, los casos han oscilado entre uno a dos cada mes; cifras que contrastan con las del año pasado, cuando se llegaron a registrar hasta cinco en un solo mes.

Los asesinatos dolosos, es otro de los delitos que ha segado la vida de tabasqueñas; tan solo, en 10 meses de 2020 fueron asesinadas 39 mujeres; que es mayor a la cifra que se vio en 2019, cuando fueron 36 casos.

En promedio, los primeros meses del año estaban siendo asesinadas hasta cinco mujeres al mes; sin embargo estas cifras fueron disminuyendo conforme los meses de confinamiento por el COVID-19 se intensificaron.

Es septiembre, el mes donde más mujeres se vieron envueltas en este delito, pues nueve perdieron la vida.

Las carpetas de investigación por violencia familiar, en este año suman 5,398, en tanto que 2019, fueron 6,175 casos. La disminución es de 777 denuncias, lo que representa un 12% menos, entre ambos años.

De marzo a agosto, los delitos tendieron a disminuir, en algunos; y en otros a mantenerse en las cifras que venían manejando; sin embargo las cifras empezaron a incrementar tras el relajamiento de las medidas de sanidad y el regreso a la nueva normalidad.