LÍNEA POLÍTICA

TABASCO, ESCÁNDALO TRAS ESCÁNDALO
 
Alberto Peregrino
 
Tabasco se vuelve a ver involucrado en tremendo escándalo, la semana pasada con la explosión de una línea de Pemex en Villa La Venta Huimanguillo, pero el fin de semana estalló otro escandaloso asunto en materia de seguridad, al ser localizadas tres mujeres sin vida en diversos puntos del estado.
 
Nuestra entidad enfrenta a diario escenarios muy preocupantes en la que las tradicionales crisis económica y social, y adicionada la sanitaria por la pandemia del Covid-19), están acompañadas por una crisis política, pues el gobierno de la 4T carece realmente de liderazgo, y menos se cuenta con una estrategia clara de solución a los problemas.
 
Al parecer al gobierno de Carlos Manuel Merino Campos, lo que menos le interesa en vivir estresado y con complejidades para encontrar las respuestas desde un entorno en el que aparentemente, “todo está bien”. Ese es y ha sido el discurso, no solo de CMMC, sino de Adán Augusto López Hernández cuando fue gobernador y del mismo Presidente Andrés Manuel López Obrador.
 
Es cierto, es de reconocerse que el gobierno local, ha logrado implementar y perfeccionar en su sistema y estructuras político-administrativas, a la simulación, como norma, método y visión, en la que a fuerzas de repetir y repetir, como se hace a diario en las tradicionales mañaneras, que todo parece estar bien, que vivimos en una sociedad perfecta y feliz, aunque poco o casi nada, funcione en la realidad. Eso de nadie es un secreto.
 
Sin embargo, me atrevo a decir que no podemos atribuirle todos los problemas al actual gobernador, sino que antes de su asunción en el puesto, Adán Augusto, lejos de cumplir lo que por mucho prometió en campaña de reconciliar a Tabasco, terminó en hundirlo en escándalos tras escándalos, pues los pleitos estuvieron a la orden del día.
 
Y ahora me llama fuertemente la atención, que en días pasados un medio impreso de circulación nacional, Milenio para ser exactos, publicó con todo una nota donde asienta que gusta a todos el estilo de Adán Augusto López Hernández, como titular de la Segob, y agrega que, de acuerdo a gobernadores, legisladores y a la oposición en general, “es ideal para generar el diálogo, el consenso y la construcción política a favor del país”.
 
Esa información publicada en ese diario, surge a colación y con ella muchos nos hacemos un sinnúmero de preguntas: ¿Por qué Adán Augusto, no hizo todo eso que dicen en Tabasco, cuando, al menos oficialmente, todavía era gobernador, aunque sepamos que tras bambalinas sigue mandando en el estado?.
 
¿Por qué no generó las condiciones y escenarios para el diálogo, los acuerdos y los consensos para construir un nuevo Tabasco? ¿Por qué en lugar de comprar a la oposición, sometiendo a sus dirigentes y partidos políticos y asfixiando a los medios de comunicación, no propició y encabezó un diálogo fraterno, como lo prometió en campaña para reconciliar a los tabasqueños?. Son esas y muchas preguntas de las que nadie ha dado respuestas, pero que sin embargo, señalan al gobierno de la 4T de hacer bien su trabajo.
 
Línea de entrada
Con pancartas en mano donde dejan asentado que “No estamos todas”, y a la voz de “A ti que está mirando, también te están chingando”, “No al feminicidio” o incluso donde arremeten contra la policía y las autoridades en su conjunto diciendo “La policía no me cuida, me cuidan mis amigas” un contingente de mujeres marcharon ayer por diversas calles de la ciudad capital para exigir justicia y se eviten más asesinato de mujeres. Todo eso a raíz de los últimos acontecimientos donde fueron localizadas tres mujeres sin vida en diversas partes del estado.
 
Línea de salida
Y de acuerdo a los datos de Observatorio Ciudadano, en Tabasco, 208 mujeres les han arrebatado la vida de 2015 a la fecha, los cuales han sido clasificados como dolosos. De ahí que el PRI en voz de la vicecoordinadora de la Fracción Parlamentaria en el Congreso local, Maritza Jiménez Pérez, reprobó la violencia hacia las mujeres y pidió justicia pronta por los feminicidios registrados en los últimos días en la entidad. Por hoy es todo, nos leemos en la próxima, Dios mediante.