Tabasqueños se libran del dengue

Dolores Hernández

Calificado como uno de los estados donde se registra alta incidencia en enfermedades transmitidas por vector, Tabasco cerró el 2020 con casi 400 casos de dengue, manteniéndose sin registros de zika y chikungunya, pero sí de un paciente con paludismo por p. vivax.

Durante el año que recién terminó, la entidad se ubicó en el quinceavo lugar de incidencia de contagios de dengue, donde registró, 114 casos de tipo no grave, 216 con signos de alertas; y  66 graves; haciendo un total de 396 casos.

Aunque registró los cuatro serotipos, la cantidad de casos no hizo que se ubicara entre los estados calificados como focos rojo, pues los estados que presentaron la incidencia más alta de casos confirmados fueron: San Luis Potosí (67.10), Jalisco (64.11), Nayarit (62.75), Tamaulipas (61.06), Michoacán (53.09) y Colima (50.71).

Cabe destacar que, Tabasco registró 3,168 casos probables, pero solo 396 fueron positivos;  no obstante, los fallecimientos casi fueron similares a los de 2019, pues registró nueve, solo una menos que el año antepasado.

Los municipios con más alta incidencia en casos, fueron Paraíso y Comalcalco, seguidos de Balacán y Teapa; el resto del estado se mantuvo estable; es de mencionar que Comalcalco fue el único municipio donde se registraron los cuatro serotipos de dengue.

De acuerdo a la Dirección General de Epidemiología (DGE), la entidad cerró con cero casos en tifo epidémico, tifo murino, zika, chikungunya, fiebre del oeste del Nilo y paludismo por p. falciparum; pero registró un caso de fiebre manchada y uno de paludismo por p- vivax.

A finales de 2020 se registró una inundación severa en la entidad, afectando a 14  de los 17 municipios; por eso el Gobierno de Tabasco invirtió en la fumigación terrestre y área, que permitió disminuir la incidencia y que las enfermedades trasmitidas por vector no fuesen en aumento.