Trabajar para evitar ataques con ácido

Tipificar específicamente el delito de ataque a mujeres con ácido y establecer una pena mayor es un principio para prevenir el delito, pero también se debe trabajar en los ámbitos familiar, educativo, religioso y sociopolítico, afirmó Gregorio Romero Tequextle, presidente de la primera sala penal del Tribunal Superior de Justicia, quien precisó que el Derecho penal no sólo castiga, sino también es preventivo.

Explicó que el Derecho penal señala qué conducta debe punirse y con ello dice a la sociedad: “Este castigo será para tí si realizas tal conducta, de manera que subir penas es algo importante pero no lo es todo”, advirtió.

Al participar con la magistrada Lorena Concepción Gómez González, la directora del Instituto Estatal de las Mujeres, Nelly del Carmen Vargas Pérez, y el diputado Daniel Cubero Cabrales, sobre el tema Integridad física de las mujeres, castigo severo a sus agresores, Romero Tequextle indicó que también debe trabajarse en los ámbitos de la familia y la escuela ya que desafortunadamente la agresión a la mujer comienza a temprana edad. 

“A veces los niños maltratan a las niñas, entonces en la escuela tenemos que hacer mucho y así en todos los aspectos de nuestra sociedad, inclusive en la religión”, sostuvo.

Cada año se registran unos mil 500 casos de ataques con ácido en el mundo, de ellos solamente 40 por ciento se denuncia ante la policía, de acuerdo a la organización Acid Survivor Trust Internacional.

En México no hay estadísticas o cifras oficiales de ataques con ácido, dado que el Sistema Nacional de Seguridad Pública no tiene un apartado sobre esta conducta, lo que demuestra que existen vacíos jurídicos sobre agresiones contra mujeres.

El magistrado Gregorio Romero consideró acertado tipificar y castigar agresiones específicas a las mujeres como las que se producen con el uso de ácido, porque eso ayuda a prevenir, pero también deben realizarse acciones desde el punto de vista administrativo, educativo y social, incluso político, porque a veces se necesita algo más.

El ex procurador de Justicia y ex director de la División Académica de Ciencias Sociales y Humanidades de la UJAT observó que cuando se habla de tipos penales o tipicidad no se refiere simplemente a la definición del delito, y no porque en el Código Penal no se castigue.

Actualmente el ataque a mujeres con ácido no aparece específicamente en el Código Penal, pero está encuadrado en el delito de lesiones, comentó al mencionar que la propuesta que se presentó en el Congreso local permitirá identificar con mayor precisión el ilícito y aumentar la pena.

Dijo no coincidir con la propuesta para eliminar el delito de feminicidio, aunque reconoció que quienes han trabajado en el Ministerio Público saben lo difícil que es integrar una carpeta de investigación, pero para evitar eso hay  que prepararse, capacitarse, especializarse y contar con equipo suficiente para hacerlo. Esa es la solución para realizar bien el trabajo. 

En nuestro Código Penal se establece además que cuando no se logra probar el feminicidio se encuadra como homicidio, pero de ninguna manera puede quedar impune el hecho delictivo, apuntó.

Aseveró que el gobierno de Tabasco tiene interés en que todas las instituciones que participan en la prevención, investigación, judicialización y ejecución de las sanciones penales hagan un buen trabajo diariamente, porque todo eso debe armonizarse, “no es posible pensar que con sólo una institución tengamos buenos resultados”.

Y puntualizó: 
En primer lugar, desde que llega al lugar donde se registraron los hechos presuntamente delictivos, la policía preventiva debe pensar si lo que está ahí es un feminicidio, comenzar a obtener datos que permitan precisar que la víctima estaba expuesta al público o que hay datos de que hubo violencia sexual, indicios de testigos que pudieran dar información sobre si había un parentesco o una relación de noviazgo, de esposos.

Todos esos datos deben recabarse para que el fiscal del Ministerio Público los integre a su carpeta de investigación y si todo esto llega bien integrado al juez no hay ninguna manera de hacerse a un lado o de cambiar la situación. Por eso es importante que todos trabajemos unidos en este interés del gobierno del estado por hacer justicia, y que haya paz y justicia social, subrayó.

Cada año se registran unos mil 500 casos de ataques con ácido en el mundo, de ellos solamente 40 por ciento se denuncia ante la policía, de acuerdo a la organización Acid Survivor Trust Internacional. En México no hay estadísticas las mujeres. “Creo que esto es un principio que va a ser muy bueno para todos”, finalizó.